Clarinete bajo

440cast

29 mayo 2019

No hay comentarios

Casa escuela

Clarinete bajo

Originariamente su uso se limitaba a bandas militares y formaciones de viento. En 1834 el compositor Saverio Mercadante introdujo el Glicibarifono, (antecesor del clarinete bajo) en la Orquesta Sinfónica con el estreno de su ópera Emma di Antiochia. Desde entonces muchos compositores han otorgado un papel relevante el clarinete bajo en sus obras: Richard Wagner, Franz Liszt, Giacomo Puccini, Richard Strauss, Maurice Ravel o Igor Stravinsky, son algunos ejemplos. A mediados del siglo XX, cambió su utilización como instrumento secundario y se reafirmó como instrumento solista.

¿Sabes qué es un clarinete bajo?

Esta semana hemos tenido la suerte de poder escuchar un clarinete bajo en nuestra escuela. David, lo hizo sonar así de bien. ¿Habías visto alguna vez este extraordinario instrumento? ¿sabes como suena?

El clarinete bajo es un instrumento de la familia de viento – madera, inventado a mediados del siglo XVIII. Las principales diferencias entre el clarinete bajo y el tradicional son la sonoridad y el aspecto. El clarinete bajo tiene una extensión sonora es de casi cinco octavas aunque su registro sonoro óptimo se encuentra en torno a las tres y media. Las dimensiones del bajo son prácticamente el doble que el clarinete normal, mide 1,4 m. Además, como remate tiene una campana metálica que apunta hacia arriba. En la parte superior se curva ligeramente para que  la boquilla llegue de una forma más cómoda a los labios del  músico.

La música para el clarinete bajo se escribe normalmente con «notación francesa» : en clave de sol y suena una novena inferior a lo escrito o  “notación alemana”: en clave de fa con la música escrita un tono más alto que sus sonidos reales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *